Saltear al contenido principal

Rosa de Armas surge como la respuesta alter ego sexual para entretener en la cuarentena a degenerados como tú. El sexo es una constante en mi trabajo. Pero no te equivoques: Aquí no no encontrarás un erotismo burdo, de brocha gorda, ni basado en la corporeidad y el desnudo. Rosa de Armas te ofrece un erotismo profundamente psíquico, lírico, contextual, que juega con el BDSM y que es más exitoso cuanto más comprende, mira y escucha los deseos del otro.
La perversión es sofisticada y se apoya en el relato. La sensualidad de Rosa de Armas entiende que la palabra es lo más importante, lo más lúbrico.

Volver arriba